sábado, 29 de diciembre de 2012

¿Qué siento?,¿Qué siente?. Idas y vueltas que nunca se acaban. ¿Cuándo dejaremos de correr?..


Desnuda sobre una cama, intentando entender, quizás era demasiado tarde ya, nunca lo sabrá. Con muchas cosas en la cabeza pretende razonar, ver qué hizo mal, se da cuenta y reacciona impotentemente, se escabulle entre las sábanas con ganas de probar cuál es el sabor de la verdad. "¿Qué es lo que hice mal?¿Debería haber dado más?" preguntas como melodías que suenan en su cabeza. Reflexiones, razonamientos, algo que no había hecho antes sobre ellos. "Ellos" una palabra comprometedora, ella, ella solamente creía en un ellos. "Esto" ¿a qué llamaba ella a "esto"? si no eran nada.¿Ilusiones, confusiones? se engañaba ella misma pronunciando esas palabras, porque las cosas estaban más que claras. Se refugia entre la almohada y decide no respirar, intentar escuchar sólo los latidos de su corazón. La escena cambia y ahora esta dentro de una pileta, o eso ella cree. Lo que no sabe es que es un vaso, pero que aún no rebalsó, un vaso donde guardaba todas sus penas, sus derrotas, sus pérdidas, todo lo que ella no quiere, ni pretende asumir, pero tarde o temprano lo va a tener que hacer. Busca una salida para poder respirar, poder salir y seguir viviendo. Logra ver una luz y salir. Vuelve a la primera escena de ella y su desnudes, su timidez, sus defectos, ella misma. Saca la cabeza de la almohada, respira, vuelve a vivir, pero no ve las cosas de manera distinta, las cosas siguen ahí, nada se movió, nada cambió, ella sigue ahí, con todas sus dudas, con sus temores, sola. Llora, lo único que logra es desahogarse solo un poco, pero lo que necesita en verdad es hablar con alguien. Se tapa hasta la cabeza y lo único que ve son los rayos solares traspasando la sábana blanca, el aire ya es caliente y necesita volver a salir por aire fresco, se destapa y ve que todo sigue igual. Abre la ventana y entra una brisa primaveral con aroma a jazmines, se da cuenta de que algo cambio. De qué ella hace el cambio. De que si nunca hubiese abierto la ventana no hubiera visto todo de otra manera. Ahora sabe, piensa que si pasó fue porque tenía que ser así, encuentra las respuestas a preguntas que ella no sabía. Encuentra una nueva manera de ver todo, de hacer que las cosas cambien. Se propuso salir adelante. Ya no se ahoga, ahora respira.
Ya no se siente sola, esta con ella misma, y no necesita más. 

So run, run, run, run. Daughter - Run