sábado, 12 de enero de 2013


Lo perdí, lo encontré y lo perdí de nuevo, no mejor dicho no, lo dejé ir. No me pregunten por qué pero quizás no era lo que buscaba, o yo no era lo que él buscaba. Me siento sola, quiero volver a encontrarlo, pero ya no hay motivos para reencontrarnos, ya no queda nada. Quizás esto paso y sucedió así porque tenía que ser, pero ¿qué hay de acá en más?, ¿por qué siempre encuentro más preguntas que respuestas?.