miércoles, 6 de febrero de 2013


Sonrío.
Sonrío cada vez que te pienso.
Sonreías cada vez que me veías.
Sonrío cada vez que escucho
esas canciones que solíamos cantar.
Sonreías al decirme lo mucho que me amabas.

El dolor que me causa recordarte,
recordar aquella sonrisa.
Todo lo que me transmitía,
me podía cambiar.