martes, 21 de mayo de 2013

Me pone agresiva no entenderme, no saber lo que quiero. Poner en duda y por ende también en riesgo lo que tengo, por sólo un desliz. Tengo miedo a que se me caiga el antifaz y demostrar quien realmente soy.
Estoy en el borde del abismo y no sé si saltar. Hay tantas cosas que me hacen quedar pero muchas más me hacen querer saltar, soltar la toalla y perder.
Me siento sola, nadie me escucha gritar, es eso lo que me gusta de esta ciudad. Podes estar con mucha gente, pero igualmente vas a seguir estando solo, sintiéndote inservible.
Me pongo agresiva cuando no me entiendo, cuando no me salen las palabras tiemblo, si de verdad me conoces, ¿cómo es que no sabes eso?. Lloro al pedir ayuda, porque nadie me escucha.


Sé que muchas veces dije que el lobo venía, y esta vez, el lobo esta acá.