martes, 25 de junio de 2013

"No me alejes" pidió en un tono que nunca había escuchado. Nervioso y triste, bajo la mirada y se fue. Esas palabras que demostraban lo que él sentía, lo que yo sola hice que sintiera, hizo confundirme y hacerme pensar en que quería para mi, si yo de verdad lo estaba alejando y quizás ya no era él lo que necesitaba.
Sigo estando confundida pero sabiendo que sigue siendo lo que necesito, nadando en un mar de preguntas, lágrimas ocultas, sentimientos jamás hablados, no encuentro razón, el por qué, ni motivos por la cual hice que aquella persona, tan importante para mi, se sintiera en tal posición que tuviera la necesidad de pedirme eso. ¿En que mente cabe hacer sentir a alguien así? Pero intento no lastimarme más, refugiandome en saber que no lo hice apropósito, en que ni yo entiendo que hice para tener oídos y escuchar semejantes palabras.
Ya no sé como actuar, sólo puedo pedir perdón y lamentarme en no haber dicho : "Jamás lo haré".