miércoles, 12 de febrero de 2014

Learn

Cambiar besos por cigarrillos,  cambia abrazos por alcohol, cambió mil te amo por una piel sin pasión.
Ella no entendería porque cuando lo empieza a extrañar prende uno de sus Marlboro,  no lo comprendió y menos lo va a aceptar.
Se abraza a la almohada de un sillón viejo, dónde allí habría probado el sabor del amor más de una vez. Susurra, con todas las fuerzas de su corazón, relamiendose los labios, queriendo gritarlo, un "para siempre". Se le cae una lágrima, pero decide ser más fuerte.
Ella siguió allí, meciendose, recordando lo que se sentía ser abrazada, quizás querida.
Y hoy la podras cruzar, por las calles de belgrano, con su pucho en la mano. Pero cambiada, ya no recuerda nada.
Ahora grita, ya no calla.
Aveces confiesa que lo extraña, no, perdón. Extraña lo que era, no lo que es, o resultó ser, nunca lo va a saber. Nunca va a poder saber si él cambió, o siempre fue así.
Es evidente cómo se siente y cómo esta, ya no tiene ojeras, ni mal humor, se nota que aprendió.
Y superó.

Nunca usaría la palabra "olvidó" en esta oración. Porque eso sería mentir. Olvidar esta mal, eso entendí, porque si me canse de olvidar fue porque el olvido es la pastilla suicida..