jueves, 29 de mayo de 2014

Cambiamos, crecimos.
Resuena la frase "De chicos queríamos ser grandes y ahora queremos volver a ser chicos".
Da miedo ver como cambiamos, en unos pocos años.
Cómo nuestros gustos cambiaron.
Nuestros pensamientos.
Nuestras creencias. 
Cuando todo era inmenso y maravilloso. Que pocas veces sabíamos la verdad y nuestros padres nos cuidaban de todo. Siguen estando pero ya no, atrás nuestro.
De juntarse para dibujar, nos juntamos para fumar y hablar de nuestras penas de amor, cada cosa cambió de lugar.
Las cosas que antes más nos disgustaban son las que ahora más disfrutamos.
Y es así, hay que continuar, seguir para delante. cuidando no tropezar, y sin miedo a gritar.
Todavía no hay como volver al pasado y quedarse ahí. Hay que aceptar que ya paso esa etapa, que no podemos, aunque prefiriéramos cambiar las heridas de corazón por raspones en las rodillas, no hay manera.