viernes, 9 de mayo de 2014

Little boy, little boy, why are you crying?

6:30. Suena la alarma. Entre la lucha de la valentía y la vagancia, entre levantarse y atravesar donde al parecer hubo una gran pelea anoche, con vino derramado y una persona en la cocina, que todavía no distinguí. Pero hay que seguir la rutina diaria, y aprovechar para salir por un rato del mismísimo infierno. Así que se levanta, se va a bañar y reza porque el padre se vaya un rato y la casa este un poco más tranquila. Pero como era de esperarse, Tomás, salió de bañarse y su madre lo esperaba afuera para empezar a discutir. Creo que no había día que no pelearan. Pero antes de seguir con su historia, lo que más me llamaba la atención, era como la madre decía "me despierto deseando un día que no tengamos que discutir" cuando la culpa de todas las peleas era de ella. Pero bueno, sigo..
Discutieron y el no podía responder porque "ella era mayor y tenía razón" o que "esto esta así porque nunca te cague a palos" y ahí hay un vacío, no recuerda que paso después de eso, sólo vuelve a recordarse lleno de bronca, de furia, llorando, lejos de su casa. Se había escapado , estaba bien, pero tenía miedo, ya había corrido muy lejos, no sabía donde estaba, pero ¿esa era la salida?, ¿correr lejos de todo?, aun así si gritaba nadie lo escuchaba y creo que eso era lo que él necesitaba, que alguien lo escuchara y sepa lo que de verdad le pasaba. Que alguien estuviera ahí, para ayudarlo... espero que no sea muy tarde ya.