sábado, 26 de julio de 2014

Game

Cuándo las últimas fichas estan sobre la mesa.
Cuándo la mano es mi única esperanza.
Cuándo el crupier da las últimas cartas.
Ahí es cuando yo te grito, "Mostrame las cartas, ¡a cara de perro!, yo no jugar"
Mordiste tu labio y dibujaste una sonrisa sobre tu rostro, pero sin mirarme, sin levantar la vista del juego.
Me ganaste.
Una vez más, volver a casa, con los bolsillos vacíos.
Preparado para compartir la cama con la derrota.