martes, 14 de octubre de 2014


Violento,
así empezó y terminó.
Pero qué más podía esperar, así somos los dos.
Inesperados, abruptos, impulsivos, violentos.
Cómo esa brisa de otoño que te despeina sin previo aviso,
me dejaste sin aliento, sin beso de despedida.
y todo por nada,
un mal entendido