miércoles, 7 de enero de 2015

Si vos me preguntas hoy "¿Qué carajo es el amor?" yo te contesto "Miralos a ellos dos"

Según google: Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

Es algo muy complejo de explicar, y una vez me dijeron que las cosas más simples siempre son díficiles de darles un significado.

Para mi, el amor es eso que surje desde lo más profundo de nuestro ser, esa felicidad que surje con tan sólo verse reflejado a través de la sonrísa del otro, con sólo ver al otro feliz, algo inexplicable, que sólo surjió. Cuando ya no estas más enamorado, estas amando. 
No creo que tenga un comienzo, ni un final, es todo el tiempo, una batalla, un conflicto entre la mente, lo que uno pretende, lo físico y lo espíritual. Es ese encontrar la persona justa, para siempre, porque si olvidaste con facilidad, nunca fue amor. Hablo de esa persona que por más del contacto físico pueda ser tu amigo, un apoyo mutuo. 
Poder juntar los propios pedazos rotos y que encajen en otro ser, como un rompecabezas, eso es el amor, que por más que no todas las piezas encajen, la diferencia es lo que hace, que juntos, formen una nueva pieza, con parte de los dos. 
Pero, también, hay que saber diferenciar, entre estar enamorado y amar. Porque estar enamorado, en mi conciencia, cabe que sí tiene un comienzo y un final. Podes enamorarte de la persona, de cómo esa persona te hace sentir cuando estan juntos, disfrutar de hacer el amor y recorrer cada calle tomada de su mano, pero eso no es amor, es sólo la sensación de estar completa, compartiendo un cigarrillo con alguien, de tener a ese alguien. 
Las historias de amor siempre tienen un comienzo y un final, ese final puede llegar en meses, años, días, horas, o mismo la muerte los pueda separar. Pero amar, es una construcción, con comienzo en el enamoramiento, pero en sí, sin un principio marcado. Conociendo principalmente a la persona, conociendo sus debilidades, sus temores, su peor parte, y dejar fluir todo, seguir enamorándose, cediendo y esforzandose, juntos, construyendo, juntos, algo que se podría denominar, amor.
Es ser un árbol, entrelazar raíces y crecer por toda la tierra, juntos, y nunca separarse. 
Estar enamorado es más sentarse a ver una flor hasta que se marchite, y ya no puedas sentir su esencia. Es sentir emociones sin aceptar que algún día ya no va a perfumar más la habitación, pero aunque la negación te cegue, lo sabes.  
En el enamoramiento, lo primero que se hace es aceptar las diferencias, esa incopatiblidad que puede ser buena o mala, porque tienen que ceder a esa diferencia. Habiendo una diferencia sin ningún tipo de cambio, se termina eso que tenían, porque se empezarían a desgastar las cosas. Igualmente, las diferencias son fundamentales, que todo sea igual, es aburrido y en algún momento va a ser cansador también, es cuestión de ver a tiempo, cómo afrontar las cosas, para que puedan estar juntos con la mayor armonía. 
El tema esta en cuándo el enamoramiento se convierte en amor, cuándo ya no hay una división. Es esa convicción de saber estar solo pero preferir estar con aquella persona que te vuela la cien. Cuándo ya no podes dicernir entre el momento en que te enamoraste y dejaste que todo fluya. 
Porque es muy fácil de perderse en la cama de otro, de jurar atrocidades futuristas, de hacer planes a mil años de dónde estas viviendo el presente, de llorar con cualquier canción, enamorarse, perderse en una persona que creemos perfecta, es sólo un atajo hacía la angustia existencial.
Cómo un fósforo, que cuando se enciende te puede servir para cualquier cosa y no podríamos hacer tantas otras sin él, pero cuando se apaga el fuego y se consume el fósforo, listo, se terminó. Pero el amor es otra cosa, no se apaga por el viento, ni el agua, no se consume, el amor perdura a través de todo. El amor es eterno, es esa sensación que nunca cambia, que nunca se añeja. 

Entonces el amor, ¿qué es? El amor es el esfuerzo irracional propio de los humanos, en busca de que ese sentimiento nunca muera.

Afortunado el que encuentre una persona para amar. 
 a.O.