miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿Cuál es la necesidad de crearme una duda sobre algo qué tenía bien claro?

Me alejo cada vez más y más de lo qué creí tener.
No sé, si será el miedo de sufrir una vez más, de esa transición qué parece nunca acabar o el miedo de no tener yo el poder y volver a casa nuevamente lastimada.
Las heridas las cura el tiempo y hace muy poco saldé una deuda vieja, ¿podré volver a sanar, de ser necesario?
Mil dudas invaden mi cabeza, relaciono cosas y termino en el suelo una vez más.
Cerca del K.O. intento ponerme de pie, mirar un punto fijo para no marearme, y empezar un nuevo round, por qué eso es el éxito amor, pararte y dar pelea, tratar de ser el campeón. 
Entonces, con el pasar de los días la pregunta clave qué me retumba la cabeza, es él "¡Qué hago?" y hace mucho no tenía la necesidad de preguntarme y repreguntarme una misma pregunta.
¿Cuál es la necesidad de crearme una duda sobre algo qué tenía bien claro? hasta hace una semana atrás sabía, no tenía dudas sobre lo que quería y lo que tenía, las dos cosas congeniaban, y estaba bien, pero.. ¿ahora?
Sabía lo que me pasaba y lo qué sentía, pero, ahora todo me hace ruido y no logro entender si es lo correcto.
Al menos tengo algo en claro, y es qué mal no me haces, mal no la paso, no quiero soltar todo, ignorar lo que siento, obligarme a reír con otra persona, cuando no quiero otros besos, no pretendo otros abrazos, no pretendo cambiarte, porque te acepto con tus miedos, defectos y cualidades.
No tengo interés de conocer a alguien más, no creo en qué estaría mejor con otra persona.