domingo, 16 de octubre de 2016

Basta ya

Son las palabras que usas para comentarme que pensas.
Es el poco tacto que usas cuando queres escapar.
El que no hayas vuelto a pensar, si era eso lo que querías generar.
Son la poca suavidad de tus caricias la que me hacen dudar.
Es el nudo en la garganta y mi sobre pensar las cosas,  que se chocan y confunden, lo que quieren gritar.
Es lo que me haces sentir, lo que me das y me quitas.
Las enormes ganas de escribirte todo lo que me pasa, y a la vez el intentar que lo veas sin que te lo tenga que explicar.
Son las ganas de callar y dejar de argumentar.
Es la bronca y la ternura de no volverte a besar, pero saber que todavía queda más.
Quiero dejar ya de pensar.